Noticias de la primera construcción en piedra de la iglesia de San Marcial

2021, 2 de Enero

l10685

Iñigo Landa, Juan Carlos Echeveste

Si bien la fundación de la iglesia de San Marcial se remonta seis siglos atrás, el actual edificio de la iglesia solo tiene poco más de cien años y es el último de los cuatro o cinco que ha habido a lo largo de la historia. Tal y como recoge Félix Elejalde en la monografía que publicó en 1990 sobre San Marcial, con motivo del sexto centenario, la primitiva iglesia de San Marcial fue construida con madera -”unum oratorium lignis“-, entre 1390 y 1396[1], y hasta que en el siglo XVII se empiecen a registrar las obras en el Libro de Cuentas de Fábrica, las informaciones que nos han llegado sobre las características constructivas de los edificios han sido muy escasas.

Solo a partir de los indicios citados por el propio Elejalde, se podía sospechar que fue a mediados del siglo XVI cuando la iglesia sería reconstruida en piedra, en unas fechas coincidentes con el momento en el que la iglesia de San Marcial se convertirá en parroquia, tras la visita del obispo de Pamplona, don Pedro Pacheco, en 1540[2].

Tras la lectura de un documento fechado el 15 de octubre de 1531, en Hondarribia, los hechos toman el lugar de los indicios y nos pone en condiciones de fechar con mayor precisión los inicios de la primera construcción en piedra de San Marcial[3].

El citado documento recoge los autos promovidos por el procurador síndico de Hondarribia contra los canteros Martin Sanz de Ynurriza, Juanes de Eguiluz, ambos vecinos de Hondarribia, y Miguel de Berrobi, vecino de Errenteria, por haber extraído piedra de la cantera del Pasaje de Hondarribia y haberla llevado fuera de la jurisdicción, todo sin licencia del concejo. Entre otras cosas, habían llevado piedra sillar y piedra zaborra para lastre a San Sebastián, Errenteria y la iglesia de San Marcial de Altza. Conviene recordar aquí que en aquellas fechas Pasai Donibane y Lezo se encontraban bajo la jurisdicción de Hondarribia.

a-la-iglesia-de-san-marcal

Según la confesión de uno de los canteros recogida en la querella, “el dicho Martin Sanz de Ynurriça dixo e confeso que de un año a esta parte, poco mas o menos, este confesante ha sacado de la juridiçion desta villa, dela cantera della, hasta seys gabarradas de piedra axillares lo más e que los llevo parte dellos a la villa de Sant Sebastian e a la Renteria e a la iglesia de san Marcal dela juridiçion de San Sebastian e que sabe que otra tanta cantidad de piedra avia sacado e llevado de nuestra juridiçion Domingo de Aya, cantero, vezino desta villa, morador en Leço, a las dichas partes donde este confesante llevo que son hasta seys gabarradas e asi mismo sabe e vio como Martín Sanz de Ureder, cantero vezino desta villa, morador en el lugar de Leço, ha sacado e llevado a los dichos lugares dela dicha nuestra juridiçion otras seys gabar(r)adas dela dicha piedra e que esto que lo sabe porque los dichos Domingo de Aia e Martin Sanz de Ureder sacaron e llevaron la dicha piedra siendo todos tres de conpañia e que esto era la verdad…”

En otro expediente posterior, fechado pocos años más tarde, en 1554-1556[4], sobre un pleito por un camino en Ulia, dos testigos hablan del camino utilizado para llevar piedra para la construcción de la iglesia de San Marcial. Por lo manifestado en los testimonios, se deduce que el camino cruzaba las propiedades de Gomistegi (”tierras del liçençiado Berastegui)”, y desde las tierras concejiles ubicadas en la parte alta de Mendiola (Oyanchoa) descendía hasta la orilla de la bahía.

El primer testigo en su declaración se remonta más de quince años atrás, y dice así: “Domingo de Bacar(ben), cinquenta y cinco años, maestre carpintero (…) conoscio en mas de quinze años un camino abierto e usado que solia estar y estaba echo por las dichas tierras del dicho liçençiado Berastegui e su muger adonde al presente estan plantados los dichos mançanales desde el dicho monte de Oyanchoa asta la ribera de la mar del puerto del Pasaje por donde biene y es un balle que esta dende la dicha Oyanchoa al dicho puerto por el mas corto camino el qual dicho camino hera ancho e muy trillado (…) y aun se acuerda este testigo que antes d´ello por el mesmo camino que dicho tiene con bueyes e carros se carreto e paso mucha piedra en carros con bueyes desde la montaña e termino conçejil e por el dicho monte de Oyanchoa y dende por el dicho camino de suso contenido para el edifiçio que se hizo en la yglesia de Sant Marçal el qual dicho carreto duro mucho tiempo (…)”

Un segundo testigo corrobora de forma resumida lo dicho por el anterior: “Juanes de Liçardi, ochenta años poco mas o menos (…) oyo dezir que (…) y que la piedra con se hizo la yglesia de San Marçal se carreteo e lorro con carros por el dicho camino asta la dicha canal e puerto del Pasaje dende el termino conçejil e que se sabe este testigo que las dichas lorras carretos que dicho tiene se hizieron con vueyes…”

Todos esos testimonios nos vienen a confirmar que los inicios de la nueva edificación de la iglesia de San Marcial, que sustituiría a la primitiva de madera, tuvieron lugar aproximadamente a partir de 1530, y para ello se utilizó piedra arenisca procedente de las canteras concejiles de la orilla pasaitarra de Hondarribia y de Mendiola.

c204a-001

Imágenes:

  • Mapa: “Curioso mapa de San Sebastián, impreso en Amberes en 1584″, En: P. Gorosabel; Cosas Memorables de Guipúzcoa, t.II. Bilbao: Ed. La Gran Enciclopedia Vasca, 1972, p. 279.
  • a la iglesia de San Marcal“, en el documento de 1531
  • Iglesia de San Marcial hacia 1912 (Álbum Picavea). Construida sobre planos de Francisco Ugartemendia entre los años 1794-1825. Las guerras que asolaron el territorio durante los siglos XVIII y XIX condicionaron la construcción y la integridad de la iglesia, que tuvo que ser repara y reconstruida en repetidas ocasiones. En el año 1915, el edificio actual sustituyó al que aparece en la imagen.

[1] Félix ELEJALDE: Parroquia Altza San Martzial. Centenario VI. Mendeurrena 1390-1990. Kutxa, 1990, pp. 30, 110. En la carta por la que el obispo de Pamplona, Martín de Zalba da licencia para la construcción de un oratorio de madera dice literalmente “unum oratorium de lignis“.
[2] Ibídem, p. 45-47.
[3] AHPG-GPAH 3/0301,A:13r-14v
[4] Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, Escribanía Alonso Rodríguez, Pleitos Fenecidos, C 790/2 L 141.

Etiquetas: ,

2 comentarios

  1. Javi Castro

    Enhorabuena por los resultados de la investigación.

  2. joan mari irigoien

    Iñigo eta Juan Carlos:

    Harri zatar eta amorfoen artean, harribitxiak ere aurkitzeko gai zarete!

    jmi

Dejar un comentario

Estibaus

Categorías

Enero 2021
L M X J V S D
« Dic    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

RSS

Últimos comentarios

  • Fernando
    (2021, 12 de Enero)
    «Eskerrik asko A Estibaus. Maribel , Iñigo Landa y Pachi Lazcano. Por por la publicación ...»
  • Milca Andrea Torres Berra
    (2021, 10 de Enero)
    «Hola soy originaria de Oaxaca,México ,recuerdo que mí abuelo Berra García describía que sus padres radicaron en Veracruz y la ...»
  • joan mari irigoien
    (2021, 4 de Enero)
    «Iñigo eta Juan Carlos: Harri zatar eta amorfoen artean, harribitxiak ere aurkitzeko gai zarete! jmi »
  • Javi Castro
    (2021, 3 de Enero)
    «Enhorabuena por los resultados de la investigación. »
  • Mikel
    (2020, 13 de Diciembre)
    «Muchas gracias por difundir la fotografía de Ricardo Martín y su procedencia de nuestro archivo fotográfico de Kutxa Fundazioa, Kutxateka. ...»

etiquetas


En la red