Amianto en Altza: responsabilidad compartida

2016, Azaroak 4

toschi-iberica-iragarkia

Antxon Alfaro

En la reunión mantenida el pasado 14 de octubre por el alcalde de Donostia, Eneko Goia, con asociaciones de Altza, éste señaló en un momento de la reunión que lo que ahora toca es mirar para adelante y buscar una solución adecuada al “marrón” (según sus palabras) que tenían.Aunque para las y los altzatarras es más bien “negro”.

Comparto la necesidad de mirar hacia adelante de un modo constructivo, pero si ello no implica intentar borrar el pasado y hacer como si en la situación generada no hubiesen personas con nombres y apellidos que tendrán que asumir algún tipo de responsabilidad y dar explicaciones de lo ocurrido a la ciudadanía altzatarra.

Estas responsabilidades pienso que son compartidas, pero por supuesto no al mismo nivel, entre las diversas instituciones, en especial el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, y gran parte de la ciudadanía de Altza.

En primer lugar, existen responsabilidadesmuy graves por parte delDepartamento de Medio Ambientedel Gobierno Vasco. Es difícil encontrar un calificativo al enorme error cometido por ese Departamentoal no haber recogido hasta el año 2015, los terrenos de la fábrica de Toschi-Ibericaen el “Inventario de suelos que soportan o han soportado actividades o instalaciones potencialmente contaminantes del suelo“.La zona donde se realizabanlosvertidossigue a día de hoy sin recogerse (ver mapa).

toschi-mapaSegún señaló el técnico municipal Alfonso Vázquez en la citada reunión, fue en el año 2013,al iniciarse el proyecto de nuevo polideportivo, cuando los técnicos municipales consultaron,como es obligación antes de iniciar cualquier obra pública, el inventario de suelos potencialmente contaminados y no encontraron ninguna referencia a esos terrenos en dicho inventario, por lo que no tomaron ningún tipo de medida especial, ya que no fue hasta el 2015 cuando se señalaron en el inventario los terrenos donde se ubicaban los edificios de la fábrica.

Este argumento intenta ser exculpatorio de la responsabilidad municipal en el desaguisado actual. Sin embargo, el ayuntamiento de Donostia, tiene también una responsabilidad muy importante, tanto por acción como por omisión. Por acción, porque parte de las tierras contaminadas lo fueron como resultado del desescombrado de la antigua fábrica para la construcción del polideportivo al final de los años 80. Obra ésta gestionada por dicho ayuntamiento. Y por omisión, quizás sea más adecuado hablar de negligencia o incompetencia, al no haber realizado ningún tipo de actuación en la zona, cuando desde hace unos años son conocidas las consecuencias de la exposición al amianto en la salud de las personas. En el año 2002 se prohíbe totalmente el uso de este material en el estado español, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había señalado desde 1977 los efectos cancerígenos del amianto.

Por lo tanto, en ninguna institución, ni municipal ni supramunicipal, se había tenido en cuenta la presencia de amianto en los terrenos de una fábrica que utilizó ese producto en su proceso de producción durante bastantes años. Cuesta entender lo ocurrido y nos preguntamos si ha sido el resultado de una mala práctica profesional y política, con graves riesgos para la salud de la poblaciónaltzatarra a la que en teoría deben proteger, o es una más en el modo de tratar lo relacionado con una zona de la ciudad de Donostia considera periférica o suburbial.

Los hechos y los datos indican claramente que somos tratados como ciudadanos de segunda, como periferia de una ciudad muy bonita, pero que nuestras torres y caos urbanístico podrían afear si llegásemos a aparecer en esa bella postal. Nos llamarán una vez más victimistas, pero no hay más que observar el tratamiento que hemos tenido desde la anexión franquista a Donostia. No solo no se cumplieron casi ninguno de los acuerdos recogidos en el acta de anexión, sino que la actuación desde los años 50 ha sido de una falta de respeto total hacia la población altzatarra y su medio ambiente. Aunque no es necesario ir muy atrás en el tiempo, solo dos ejemplos de este año 2016: el diseño de los accesos a la nueva estación del topo, en comparación con los que se han realizado en otras estaciones de la ciudad o la forma como se ha remodelado el túnel bajo las vías del tren en Herrera, muy diferenteala realizada en el túnel del Antiguo.

Pero dicho esto, también las y los vecinos altzatarras tenemos que asumir nuestra parte de responsabilidad. Parece ser que hasta la rueda de prensa dada por los representantes municipales donostiarras, el pasado 14 de octubre, en Altza no existía amianto.

El amianto ha estado presente desde los años 60 en nuestro entorno. Somos muchos y muchas los que hemos respirado, trabajado, jugado con el amianto durante muchos años. Sehan llegado a construir escuelas y un polideportivo encima de restos de amianto. En aquel momento no éramos conscientes del riesgo que estábamos corriendo. Sin embargo, en los últimos años la toxicidad del amianto ha quedado claramente demostrada y aún y todo, no hemos sabido organizarnos y responder adecuadamente ante los efectos perjudiciales para nuestra salud que ha tenido y tiene la presencia de amianto en nuestro entorno.

Señalar que los efectos del amianto en la salud aparecen 30 o 40 años después de haberlo respirado. Por ello, entendiendo la lógica preocupación de las madres y padres, por la presencia de amianto en los terrenos circundantes a los centros escolares, somos las personas que estuvimos expuestas directamente al amianto a través del aire que respirábamos, es decir, muchos de los progenitores y abuelas y abuelos de esos niños o niñas, las que debemos de tomar conciencia de los efectos que sobre nuestra salud pueda estar teniendo el amianto respirado en aquellos años.

Es significativo, que en otras realidades muy parecidas a las nuestras, se siga señalando en 2016 que cada semana se detecta un nuevo enfermo por efecto del amianto y en cambio en nuestra zona ninguna institución pública encargada de la salud de la población, hayahecho hasta el momento ningún estudio clinicoepidemológico de la incidencia de enfermedades  relacionadas con el amianto (ERA)en la población que trabajó o/y ha vivido o vive en el entorno de la fábrica de Toschi-Iberica.

Tenemos que dejar de asumir que somos ciudadanos de segunda. En otras épocas, con la organización y la movilización ciudadana conseguimos muchos de los equipamientos y servicios de los que disfrutamos en la actualidad. Sabemos el camino. Pongámonos de nuevo en marcha y exijamos transparencia y compromiso a las instituciones a las que les corresponden velar por nuestra salud, haciendo el trabajo que hasta la fecha no han realizado. Y no permitamos que la situación generada se utilice como excusa para paralizar la construcción del nuevo polideportivo.

Más información sobre el tema:

Etiketak: ,

7 iruzkin

  1. zigor etxeburua

    Bikain, Antxon.

  2. Joan Mari irigoien

    Ados, Antxon.

    jm

  3. Iñigo

    Eskerrik asko Antxon. Informazio bilketa ederra egin duzu eta garbi utzi duzu ardura bakoitza zeinena den. Axolagabekeria handia egon da eta tamalez oraindik dago.

  4. Jesus Isasti

    Lo hemos respirado a paladas, mínimo deberían realizar, una exploración clínica de los vecinos para saber la situación actual, es importante saber hoy las consecuencias,
    Si tanto nos quieren no deberían poner pegas a una exploración clínica a los vecinos de Arrizar, Arriberri Los Boscos y más si hiciera falta,

  5. Iñaki Ezama

    Ados, Antxon. Somos muchos los q durante mucho tiempo hemos jugado en aquellas balsas de líquidos y colores llamativos. Ahora nadie responde?? Las autoridades sanitarias no pueden poner medios al alcance de todos quienes hemos jugado, respirado, sufrido a Toschi Ibérica? Me refiero a medios para saber si hay consecuencias de aquello q estemos sufriendo ahora mismo o en el futuro inmediato… Esto por lo menos, y por no dejar de lado las responsabilidades políticas de las distintas administraciones durante tantos años: tremenda lavada de manos!!!
    Mila esker.

  6. Luismari Ralla

    Inongo “biktimismorik” gabe, erabat ados!

  7. Ramón

    Como el Urumea que bajaba marrón. Gracias a la naturaleza que sanea nuestras basuras.
    El Fibrocemento, el peligro era trabajar la fibra de vidrio sin máscaras tragando las partículas con la respiración.
    Sí es una expresión que deja que desear.
    Ramón

Iruzkina idatzi

Estibaus

Atalak

Maiatza 2020
A A A O O L I
« api    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

RSS

Azken iruzkinak

  • Estibaus » 80 urteko anexioa: aitormena
    (2020, Maiatzak 20)
    «[...] Aurreko sarrera batean Donostiako Udalari dei egiten genion Errepublikarekin zuten konpromisoagatik jazarriak izan ziren zinegotzi altzatarren lan politikoa onar ...»
  • joan mari irigoien
    (2020, Maiatzak 8)
    «Aldez aurretik bada ere, ESKERRIK ASKO, Ion Urrestarazu! jmi »
  • Estibaus » Altza prentsan (1936-1940)
    (2020, Maiatzak 7)
    «[...] Altzako alkate izateari utzi eta hilabetera, Gobernu Zibilak 1.000 pezetako isuna jarri zion Antonio Silvari, babarrunak legez kanpo saltzeagatik. ...»
  • Beatriz Garmendia
    (2020, Maiatzak 4)
    «Por cierto, soy hija de carmen, la hermana de Agueda Otegui »
  • Beatriz Garmendia
    (2020, Maiatzak 4)
    «Hola Edurne, soy Beatriz, sobrina de Agueda Otegui. Si quieres ponte en contacto conmigo, me encantaría saludarte. »

etiketak


Sarean