La propiedad del caserío Otxoki en 1854

2017, 3 de Mayo

17498925_1598816050146273_3060723955745407616_n

Patxi Lazkano, Iñigo Landa

Cuando hablamos de los caseríos -y Otxoki es un ejemplo de esto- nos encontramos con un abismo que separa el mundo de los moradores y el de los propietarios. El primero nos habla de los caseros y sus familias, dedicadas al trabajo en muy duras condiciones con la tierra, el campo, la huerta, los frutales, especialmente el manzano y la sidra, y partícipes de la cultura popular, estrechamente ligados, como en el caso de Otxoki, al bertsolarismo y el juego de bolos. En otro plano más alejado de la realidad del caserío encontramos el mundo de los propietarios, miembros en la mayoría de los casos de una aristocracia acomodada que tiene en la propiedad de tierras una fuente de prestigio y rentas. En el Archivo de Protocolos de Oñati encontramos un documento de compra-venta del caserío Otxoki del año 1854 que nos ofrece información de estos últimos y una descripción precisa de la propiedad y sus lindes, que básicamente coincide con la propiedad expropiada por el Ministerio de la Vivienda en 1972.

En dicho documento, los herederos de María Rosario Villalón Daoiz, todos ellos vecinos de la localidad sevillana de Morón de la Frontera, otorgan carta de poder a José Luis Bidaurreta, vecino de San Sebastián, para que venda el caserío Otxoki, y el caserío goizuetarra de Ezkarti. Ellos son “D. Antonio María, conde Daoiz, vizconde del Parque; D. Manuel, comandante de caballería; D. Gerónimo, promotor fiscal de este juzgado; D. José, teniente primero de Alcalde; Dª María de la Soledad; Dª María de la Merced; Dª María del Pilar; y Dª Francisca Villalón Daoiz, todos ocho hermanos de este domicilio, las dos últimas religiosas en el convento de Santa María, orden de San Gerónimo de esta dicha villa“.

El comprador de la finca será Pedro Ignacio de Apalategui, quien actuará en representación de Magdalena Minondo, que la adquirirá en pública subasta publicitada “ por medio de edictos, su fecha veinte y uno de agosto anterior, que se fijaron en esta Ciudad y Villa de Pasajes insertándose también repetidas veces en el Imparcial Telegráfico, periódico que se imprime en Irún…” , celebrada en la sala consistorial de Donostia . En el documento de conpra-venta se precisan los lindes de los pertenecidos del caserío Otxoki: “los pertenecidos de dicha finca, radicante en dicha, consistían en doscientas doce y media posturas de a cuatrocientos  pies  superficiales cada una de tierra de sembradía con varios pies de manzanos fructíferos en la proximidad de la casería denominada Arruas, con unas cuarenta y tres cuartas posturas de herbales y ramales en los extremos de la misma sembradía. Sus confines por el oriente y norte las sembradías de dicha casería de Arruas, por el mediodía un camino para el servicio de la misma casería Arruas, y por el poniente con otro camino público. Además cuatrocientas sesenta y dos y media posturas de igual medida también de tierra de sembradía justamente con varios pies de manzanos  fructíferos que resultan en la proximidad de la casa descrita y una postura de herbales y zarzales existentes en la circunferencia de dicha sembradía, lindando por el oriente en parte de su extensión con el manzanal de la casería de Bonazategui y en el remanente con la sembradía de la de Arruas, por el mediodía con los pertenecidos de la misma de Bonazategui, por el poniente en toda su extensión con un camino carretil público, y por el norte con dicho camino para el uso y servicio del caserio Arruas.”

En la subasta, el mejor postor será Pedro Ignacio de Apalategui, quien -por encargo de Magdalena Minondo, “soltera, mayor de edad, gobernada por sí, y vecina de esta ciudad“- sobre un valor de tasación de veinte y un mil ciento y cinco reales de vellón, llegará a ofrecer veinte y siete mil cuatrocientos reales, y se adjudicará la propiedad de la finca.

La fotografía del caserío Otxoki es de principios del siglo XX y pertenece al archivo López Alén (José María Leclercq Sáiz,  Comedurasdetarro).

En la imagen siguiente, pertenecidos del caserío Otxoki, sobre una ortofoto de 1954.

ortofoto1954otxoki

2 comentarios

  1. AMA

    Apasionante

  2. Estibaus

    1719. urtean Berwick-eko dukeak Donostiari egindako setioagatik eragindako kalte zerrendan bi etxe Otxoki izenarekin agertzen dira, bat “propia de Josefa de Miravel” eta bestea “propia de los Padres del Colegio de la Compañía de Jesús de esta Ciudad”. Aurrenekoa Altzakoa da eta Aietekoa bigarrena.

Dejar un comentario

Estibaus

Categorías

Mayo 2020
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

RSS

Últimos comentarios

  • Estibaus » 80 urteko anexioa: aitormena
    (2020, 20 de Mayo)
    «[...] Aurreko sarrera batean Donostiako Udalari dei egiten genion Errepublikarekin zuten konpromisoagatik jazarriak izan ziren zinegotzi altzatarren lan politikoa onar ...»
  • joan mari irigoien
    (2020, 8 de Mayo)
    «Aldez aurretik bada ere, ESKERRIK ASKO, Ion Urrestarazu! jmi »
  • Estibaus » Altza prentsan (1936-1940)
    (2020, 7 de Mayo)
    «[...] Altzako alkate izateari utzi eta hilabetera, Gobernu Zibilak 1.000 pezetako isuna jarri zion Antonio Silvari, babarrunak legez kanpo saltzeagatik. ...»
  • Beatriz Garmendia
    (2020, 4 de Mayo)
    «Por cierto, soy hija de carmen, la hermana de Agueda Otegui »
  • Beatriz Garmendia
    (2020, 4 de Mayo)
    «Hola Edurne, soy Beatriz, sobrina de Agueda Otegui. Si quieres ponte en contacto conmigo, me encantaría saludarte. »

etiquetas


En la red