Mugas de Pasaia: la invención del cuento

2009, Maiatzak 1

Iñigo Landa

El pasado  día 29 llegó al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco el conflicto de mugas creado por Pasaia en 2005 en defensa de lo que ellos llaman las “mugas reales y originales” de Pasaia. Ni reales, ni originales, esa reivindicación no es más que un cuento que se han inventado a partir de la manipulación de los datos históricos y la demagogia.

Los argumentos con los que visten el cuento están respaldados por los informes histórico y jurídico encargados al efecto, y que están recogidos en el libro “Pasaia 1805-2005″, de David Zapirain. Esos argumentos, sin embargo, no responden a fundamento histórico ni jurídico alguno, sino a razones de oportunidad política, y relacionada directamente con un intento de reparto de la tarta que se cocina en Auditz-Akular y Landarro.

La génesis la explica muy bien el secretario municipal pasaitarra en el prólogo de dicho libro y hay que situarla en el “descubrimiento” que cree hacer en 2002 de ciertos documentos, y la interpretación particular que hace de los mismos. Convence a las autoridades municipales de la oportunidad histórica de dicha interpretación, y encargan los correspondientes informes.

El informe histórico, redactado por David Zapirain y firmado como Aranzadi, se convierte en la piedra angular del conflicto. De la lectura de la documentación se desprende que no hay ningún dato nuevo sobre el tema y sí, sin embargo, una reinterpretación, en la línea de lo que quería hacer Vargas, y no pudo.

En la Real Orden de 1805 se funda la villa de Pasaia, pero en ella no se deslinda ningún término. En agosto de ese mismo año, Vargas hace su propuesta de delimitación, objeto de la anacrónica reivindicación, pero nunca fue aprobada por el rey. Lo curioso de todo esto es que, siendo este auto el argumento principal de los promotores del litigio, este auto no haya sido publicado por ellos más que parcialmente. De él sólo se nos habla de la larga lista de cincuenta y nueve caseríos que Vargas pretendía expoliar a Altza. Pero no se dice nada de cómo Vargas, a sueldo también en esta historia del ayuntamiento de Rentería, expone en ese auto su pretensión de dar la margen derecha de Molinao, las laderas de Esnabide y las Mercedes, a Rentería, y en el plano que traza, además, invade las jurisdicciones de Astigarraga y Rentería.

En 1807, otra Real Orden, destituye a Vargas y nombra a otros ingenieros militares para que hagan una nueva propuesta. Si la hubo, nadie tiene noticia de ello.

Lo más grave de todo esto es que los redactores de los informes den a un auto que se quedó aparcado en el camino una validez jurídica que no tiene, y nunca nadie le ha dado.

Si a alguien le queda alguna duda sobre el destino que tuvo el auto de Vargas no tiene más que leer la  correspondencia reservada que mantuvo con el ministro de Marina entre 1805 y 1807. A lo largo de su lectura podremos observar cómo Vargas va pasando de la euforia inicial por el éxito en su misión a la más intensa frustración cuando se ve destituido con la promulgación de la r. o. de 15 de enero de 1807.

El otro pilar de la argumentación es la sentencia de 1890. El fallo de dicha sentencia es meridianamente claro y se cumplió en todos sus términos: los terrenos ganados al mar son de Pasaia, y Antxo, que estaba siendo administrado por el ayuntamiento de Altza por decisión de la Diputación de Gipuzkoa, pasó a la administración pasaitarra. Los redactores de los informes, sin embargo, manipulan la sentencia convirtiendo algunos de los considerandos de la sentencia en el fallo de la misma. Tras la sentencia, los terrenos que el ayuntamiento pasaitarra reivindica ahora como “originales” y “reales” siguieron siendo de hecho y de pleno derecho altzatarras.

Durante siglos, Pasai San Pedro y Altza han sido entes menores de población, con regidores jurados, diputados del común y síndicos personeros que, dentro de la jurisdicción donostiarra, administraban ciertos ámbitos de la vida municipal con autonomía, y también un territorio. El rey tenía la facultad de crear una villa a partir de un ente de población, y darle la jurisdicción sobre su territorio y aportar, además, algo que era suyo, el puerto. Pero lo que no podía hacer el rey sin pasar por los tribunales, era el segregar, sin más, la mitad del territorio altzatarra. Vargas puede ser todo lo genial que quieran los redactores de los informes pero en esto, como en otros temas, se equivocó.

El documento que pone las cosas en su sitio es el deslinde realizado en 1939. En las actas quedan claramente recogidos los fundamentos legales sobre los que se llevaron a cabo (R.O. de 30 de septiembre de 1870 y de 23 de marzo de 1906) por las que se rigieron todos los deslindes realizados en España hasta esa fecha. En dicho deslinde Pasaia y Altza fijaron la práctica totalidad de los mojones menos uno, el último que llevaba la muga desde Azkuene hasta el mar, en Mendiola. Tampoco se pusieron de acuerdo en la línea que iba del primer mojón, -rubricado por Pasaia, Altza y Rentería, al pié de lo que hoy es Don Bosco- ­ hasta el segundo, en Molinao. La discusión estaba en hasta dónde llegaba la marea alta antes de la desecación de Antxo.

En estos doscientos años, Altza alcanzó su independencia de Donostia en los años 1821-1823 y 1879-1940. Durante estos periodos de tiempo, Altza ha ejercido la pleno jurisdicción de hecho y de derecho sobre ese territorio, incluso en un determinado momento sobre Antxo.

Esto que acabamos de decir todo el mundo lo ha tenido claro, pasaitarras, altzatarras, Diputación, tribunales…, todos menos Vargas y los redactores de los informes encargados por el ayuntamiento pasaitarra que se han inventado un cuento con ingredientes históricos para crear un conflicto interesado. Los cuentos son bonitos mientras sean cuentos y no se pretenda construir sobre ellos el futuro de los que vivimos en torno a la bahía. Ahora, en estos tiempos de sorteos y loterías, Pasaia prueba fortuna en los tribunales para salir de la ruina en la que se encuentra a costa de una buena parte del territorio de Altza y de los impuestos altzatarras.

(Para profundizar en el tema: http://altza.blogspot.com)

Etiketak: ,

4 iruzkin

  1. joxeramon zapirain

    aprovechando la pollémica y teniendo en cuenta que hace 70 años no pintamos nada como Altza, ¿por qué no reivindicamos el respeto a las mugas de 1939 que delimitaban el territorio de la Villa de Altza y la reversión del estatus jurídico como municipio independiente ?

  2. javi castro

    Buen resumen que deja claras las cuestiones. Está claro que “oportunistas” los hay hasta en los mercados y es allí a donde hay que enviar al abogado Ezeibarrena y a sus otros colegas y adláteres.

  3. Pablo Landa

    En cuanto “huelen tajada” se apuntan todos (ANV, EA, EH, PSE-EE)y de paso rematan la franquistada de la anexión de 1940. holé.

  4. elena arrieta yarza

    No hay mucho que añadir a lo que expone Iñigo, desde la línea histórico-documental. A mí me gustaría traer el tema a nuestros días, hacer una pequeña referencia a un sentimiento que posiblemente el Sr. Vargas y el rey español de la época no tendrían en cuenta pero que sin duda se puede hacer valer hoy –o eso creo yo- se llama respeto a la ciudadanía. Va acompañado, en este caso, de desilusión, del por qué de la reivindicación pasaitarra, de la forma en la que se hace, del reconocimiento del ninguneo en lo que se refiere a la opinión de los –podríamos autollamarnos- invadidos, primero por Donostia y, según parece, ahora por Pasaia. Sigo este tema con mayor o menor asiduidad desde que afloró a la luz pública y me he ido fijando en, no sólo el contenido de la reclamación, sino en las formas. Ni un gesto de Pasaia de acercamiento a esta población que quiere absorber y si no, no hay más que ver los planos de desarrollo de La Herrera (Puerto de Pasaia) y ver cómo quedamos los de Herrera (barrio altzatarra).

    En un mundo en el que se supone que estamos defendiendo algo común a todos, como es el sentido de pertenencia, a los altzatarras nos lo niega esta vez, Pasaia. Podemos considerarnos como una especie de botín de guerra. Ni un respeto a nuestra identidad altzatarra, ni un guiño de complicidad. Claro que lo que Pasaia parece pretender es cortarnos drásticamente por casi la mitad con una definición de barrios ”donostiarras” de difícil delimitación ya que separa a barrios altzatarras como Herrera, Buenavista, etc., del propio “Alza” Su referencia siempre es hacia Donostia que, de su lado, no se posiciona ante la ciudadanía, lo que hace sospechar de esas ideas de “yo te dejo esto y tú me dejas en paz con esto otro” Y aquí hay que hacer una pequeña referencia a ese intento desde Urbanismo en su día de modificar las mugas con relación a ese invento de Auditz-.Akular/Landarro.

    Una gran población altzatarra hemos vivido y vivimos vinculados al puerto de Pasaia, por derecho, con trabajo, con aportación social, y ello no tiene que suponer ningún problema para nuestro convivir diario. El tiempo y los avatares nos llevarán hacia un sitio o hacia otro, pero Pasaia –y Donostia- tienen que saber que allí donde se nos lleve, hemos sido, somos y seremos altzatarras, y así iremos a pesar de reyes, de figuras como Vargas y de todo aquel que se considere con competencia para hablar y decidir sobre nosotros, sin nosotros.

Iruzkina idatzi

Estibaus

Atalak

Abendua 2019
A A A O O L I
« Aza    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

RSS

Azken iruzkinak

  • José Coello
    (2019, Azaroak 28)
    «Quisiera saber si vuestra familia era la propietaria de minas antracita Gaiztarro en Matarrosa ,Tierno Fabero (provincia León) Gracias »
  • Juan Luis
    (2019, Azaroak 27)
    «En mi opinión, haría falta un batallón de Quijotes para mover las obras de Altza. Sin embargo las del centro de ...»
  • Rosi
    (2019, Azaroak 26)
    «Erabat Ados nago. »
  • Xabier Sarasola
    (2019, Azaroak 14)
    «Buenas, Hace bastante de esta encuesta, pero estoy haciendo una investigación sobre los viveros y depósitos de Ulia para la ...»
  • Estibaus
    (2019, Azaroak 8)
    «Eguraldia dela eta, biharko prestatuta geneukan txangoa bertan behera geratu da. Aurrerago egingo dugu. Sentitzen dugu. Por razones climatológicas, la excursión ...»

etiketak


Sarean