Sanatorio San Ignacio de Altza

2018, Irailak 18

foto-7

Manuel Solórzano Sánchez es un enfermero que dedica su tiempo libre a investigar en la historia de la enfermería, contando en su haber con una larga lista de publicaciones en las que ofrece abundantes datos y documentación, entre los que se encuentran algunas referencias con información que interesa a la historia de la sanidad en Altza. Una de sus investigaciones, en concreto, la podemos leer en el artículo que el pasado mes de abril publicó en el blog “Enfermería avanza” dedicado al “Sanatorio San Ignacio de Alza 1898. Perteneciente a la Cruz Roja de Guipúzcoa“, y al que nos vamos a referir a continuación.

El sanatorio inicia su andadura el 15 de septiembre de 1898. Al día siguiente, el diario La Unión Vascongada daba la noticia con estas palabras: “A las cinco de la tarde ayer se verificó la inauguración del sanatorio, establecido en el alto de Miracruz, en la casa propiedad de don Nicolás Gabaraín, quien lo ha arrendado a la asociación Cruz Roja, por la cantidad de 2.000 pesetas, por el término de 20 meses.” Su trayectoria, sin embargo, será más breve que la previsión hecha en el contrato, pues al cabo de cuatro meses, el 2 de enero de 1899, cerraba sus puertas y los pacientes eran trasladados al Hospital Civil de Manteo.

La creación del sanatorio por parte de la Cruz Roja respondía a la necesidad urgente de atender a los soldados heridos y enfermos repatriados tras el colapso final del imperio español producido a lo largo de los dos meses anteriores: independencia de Filipinas el 18 de julio, pérdida de Puerto Rico el 25 de julio, y el armisticio de la Guerra de Cuba firmado el 12 de agosto entre España y Estados Unidos.

El sanatorio contaba con 25 camas y, según ha quedado reflejado en las actas de la Comisión Provincial de la Cruz Roja de aquellas fechas, de un total de 204 soldados atendidos en la estación del Norte, el sanatorio acogió a 71 enfermos y heridos que causaron 1.594 estancias, despachó 92 recetas, costeó 5 viajes, 11 misas y funerales en sufragio de las almas de los fallecidos y practicado 14 visitas y socorros domiciliarios. Precisamente, en honor a los repatriados fallecidos se levantó un mausoleo en el cementerio de Polloe con sus nombres grabados.

En la Memoria de la Cruz Roja de Guipúzcoa del año1899 se hace una relación detallada de los servicios prestados por el sanatorio, así como de los profesionales sanitarios que trabajaron en él y los apoyos económicos de todo tipo que recibió de particulares y entidades, entre las que se encuentra el Ayuntamiento de Altza. Dice así: “El Ayuntamiento de la población de Alza, en cuya jurisdicción está enclavado el Sanatorio de San Ignacio, ha facilitado por modo eficacísimo la libre introducción de las especies gravadas con el impuesto municipal, llevando su generosidad, altamente apreciada, al extremo de eximir de derechos cuantos artículos se ha reservado percibir por administración“.

Así mismo, en dicha memoria se nos ofrecen algunos datos que nos pueden ayudar a precisar la ubicación del sanatorio en el Alto de Miracruz. En ella se dice que “el Sanatorio Hospital se organiza en las dependencias de la fábrica que poseían los señores Marticorena de Alza, y en otro momento describe el entorno del sanatorio de este modo: “A mayor abundamiento, el jardín de que dispone es suficientemente amplio para servir de ameno lugar donde respiran una saneada atmósfera, hallando entretenida distracción los asilados, sea dedicándose a honestos pasatiempos, sea disfrutando del paso de los tranvías que circulan al pie de la finca.”

1900-1905Si consultamos los planos de que disponemos más cercanos a esas fechas, vemos que en torno a 1900-1905 (ver imagen) en el Alto de Miracruz solo hay tres edificios cuyas parceles linden con el trazado del tranvía: la casa de la izquierda sería Pelizar, la de la derecha Algarbe, y en el centro, donde indica Villa Mª Teresa, se encontraba el caserío Fragua, que en el Nomenclátor de la Provincia de 1863 también figura como Pascualdegui Chiqui, “fábrica de ferrería”. En la actualidad dicha parcela se encuentra ocupada por Villa Andintoña, construida, según el catastro en 1900, al año siguiente de cerrar la clínica. Considerando esos datos, nos inclinamos a pensar que esa es la ubicación más probable del Sanatorio San Ignacio de Altza.

Iruzkina idatzi

Estibaus

Atalak

Urria 2018
A A A O O L I
« ira    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

RSS

Azken iruzkinak

  • aaa
    (2018, Urriak 16)
    «Ondo egongo litzateke harria parkearen inguruan bihurgune hori egite. »
  • Bego
    (2018, Urriak 16)
    «“Tierras de la luna”; amianto en el corazón de Altza – Donostia http://www.rebelion.org/docs/242319.pdf »
  • Miguel Angel Etxetxikia
    (2018, Urriak 16)
    «Eskalantegi baserrian jaio zen, horregatik, bere istoriaria ezagutu nahi dut, nor bizi zen lehen eta abar »
  • Bego
    (2018, Urriak 16)
    «Oso onak bi artikuluak, hau zein Maria Luisa Sarriegi aipatzen duena. Benetan sinistezina "sorpresa"-rena. Batez ere, zuk aipatutako guztiari gehitzen ...»
  • Antonio del Coto Errasti
    (2018, Urriak 15)
    «Hola Isidro!!! SÍ si si Soy yo. Un día escribí al entrañable peluquero de mi niñez, le visité, hablamos, estaba ...»

etiketak


Sarean